El misterio de la tabla Ouija

El misterio de la tabla Ouija

Juegos de mesa, hay muchos en todo el mundo, creados por diferentes personas, con historias de todo tipo, la mayoría de éstos son dedicados a los niños, pero hay un ‘juego’ en particular que es conocido por estar maldito, se trata de la tabla Ouija. Este aterrador juego, sirve para poder comunicarse son personas fallecidas o según se cree más firmemente, con influencias sobrenaturales malignas. Sea cual sea el trasfondo de este aterrador ‘juego’ día a día se suman nuevos casos de gente que padece de terribles experiencias sobrenaturales por culpa de haberse topado con esta tabla.

La idea es poner esta tabla sobre la mesa e invocar espíritus los cuales se comunican a través de la tabla usando sus números, sus letras y las respuestas “si o no”. Lo cierto, es que esta tabla realmente funciona, pero no como todos piensan, sino que simplemente es una puerta a lo paranormal para toparse con seres sobrenaturales malignos. Son muchas las personas que han jugado con la tabla Ouija y en todos los casos los resultados son malignos, no se ha encontrado ni un caso donde esta tabla haya funcionado para algo bueno, por lo cual no es para nada recomendable usar la misma ni debe tratársela como un juego de niños.

Entre los casos más conocidos de gente que padeció experiencias sobrenaturales por culpa de la tabla Ouija, podemos conocer la historia de un muchacho universitario que tras jugar varias veces a esto, cambió por completo su conducta lastimándose a sí mismo. Además este muchacho vagaba por las noches por los pasillos de las habitaciones del campus de la universidad, hablando en otras lenguas con voces extrañas. Luego de un tiempo, el muchacho se suicidó en su habitación. Encontraron al mismo rodeado de un enjambre de moscas, pero todas las habitaciones de la habitación estaban cerradas, además, se había quitado la vida hacía escasos minutos, por lo cual su cuerpo no estaba para nada descompuesto, por lo cual no había motivo por el cual tantas moscas estuvieran sobre su cuerpo.

Otro caso conocido, es el de un muchacho quien influenciado por espíritus con los cuales se comunicaba, llamó a dos niños a su casa a supuestamente jugar videojuegos. Luego, apuñaló a uno de ellos con 11 cuchilladas en el pecho y obligó al otro pequeño a ayudar a llevar el cadáver de su amigo hasta el basurero. Luego de haber el niño sobreviviendo relatado todo esto a sus padres y autoridades, el muchacho asesino fue atrapado y el mismo confesó haber sido poseído por espíritus malignos a través de la tabla ouija.

En sí, no cuesta mucho trabajo encontrar casos en la web de miles de personas que usan la tabla ouija pensando que es un juego, pero en realidad la mayoría no sabe que están abriendo una puerta hacia el mundo de lo paranormal y que terribles cosas podrían comenzar a suceder en sus casas, en su familia o en sus mentes.

El grito de la mujer

Como cada jueves, acompañe a mi tío Roque a su reunión de rehabilitación. Allí se reúnen personas de distintas edades quienes cuentan historias sobre el motivo que los incitó a beber por primera vez.

En esta ocasión era el turno de “Nacho”, un hombre que tenía muy poco tiempo de haber ingresado al grupo. Sin pena agarró el micrófono y antes de empezar con su crónica nos advirtió que lo que estábamos a punto de escuchar tal vez sería uno de los relatos de terror más increíbles que hubiéramos escuchado.

“Hace años yo era muy diferente a como me ven ahora. Me desempeñaba como rescatista en la unidad que está comisionada en el canal de Santa Arcelia, dado que en épocas de lluvia el suelo se reblandece y la gente si no tiene cuidado puede caer fácilmente al canal.

Precisamente una tarde en la que una tormenta llenaba de rayos del cielo, una joven mujer pasó muy cerca de la orilla del canal y cayó dando un grito de terror que nos espantó todos.

Inmediatamente soné la bocina de alerta y varios de mis compañeros corrieron a traer los implementos necesarios para el rescate. Una vez que estábamos bien organizados, fuimos a una de las zonas poco profundas y yo mismo le grité a la mujer que guardara la calma.

También le comenté que lo mejor era que se pusiera boca arriba con los pies por delante, para así utilizar su cabeza como timón y evitar que ésta impactara de manera involuntaria con objetos contundentes.

Le lance una soga y ella se la amarró a la cintura. Mientras la jalaba para subirla, mis colegas fueron a preparar la ambulancia. En eso estaba cuando a unos pocos metros de que la dama llegara a la superficie, me di cuenta que lo que estaba arrastrando era la osamenta putrefacta de una persona.

El hedor que emanaba de ese esqueleto era nauseabundo. Le llamé a mi supervisor con el propósito de que corroborara lo que había pasado, más en el momento de su arribo, los restos se habían convertido en polvo.

Luego de que concluyó esa jornada laboral, me fui a un bar a tratar de olvidar la situación. Hoy después de varios lustros, quiero recuperarme al 100%. Deseo con el corazón que puedan ayudarme”.

Los presentes aplaudimos y otro orador tomó la palabra.

El grito de la mujer

El árbol que era capaz de proveer agua

El árbol que era capaz de proveer agua

Un profesor de literatura que tuve en la preparatoria, me decía: “las historias de los pueblos antiguos son las más interesantes, ya que ellos tenían la habilidad de transmitir imágenes utilizando solamente la transmisión oral”.

Y es que una de las leyendas canarias más lindas que pude encontrar fue aquella que hacía referencia a un árbol con propiedades mágicas, el cual era capaz de irrigar por completo a uno de esos cayos.

Los historiadores no se ponen de acuerdo en la denominación correcta que esta planta debe tener. No obstante, el más utilizado es el mote de “tilo”.

¿Se imaginan de qué magnitud tenía que ser ese árbol para concentrar tal continuidad de líquido? Recordando el ciclo del agua, sabemos que las áreas del planeta en donde además de gestación, es más probable que se produzcan grandes lluvias (Desde luego, estoy omitiendo deliberadamente los fenómenos que estamos viviendo en la actualidad derivados del calentamiento global y todas sus consecuencias intrínsecas).

En la edad antigua, los combustibles a base de hidrocarburos no existían, por tanto las condiciones ambientales eran mucho más estables. Lo que quiero decir es que justamente las dimensiones del árbol eran hercúleas, tanto así que en su copa se podían juntar cientos de nubes.

Desgraciadamente hay quien dice que unos conquistadores que llegaron a esa región y con engaños convencieron a uno de los gobernantes de la isla para que les revelara el sitio de localización específica donde se hallaba ese árbol.

Obviamente, el jefe de expedición de la brigada colonialista, ordenó a uno de sus subordinados la destrucción inmediata de la planta.

Tal vez la cuestión que más me incomoda acerca de los temas que tienen que ver con historia universal, es que o bien se nos presenta la visión de los vencidos o si no, tenemos a la mano la versión de quienes vencieron. O sea nunca sabremos lo que en verdad sucedió.

Correo a la media noche

Recién acababan de dar las 12 de la noche, cuando un correo entrante hizo vibrar y sonar fuertemente su teléfono, a pesar de que el móvil estaba en silencio. Pero esto no fue lo que sorprendió a Tom, sino lo que contenía el correo: La dirección y el nombre de una persona, que supuestamente iba a ser asesinada a las 2:45 de la mañana.

Tom supuso fácilmente, que todo esto se trataba de una simple broma, ya que él era policía y cosas como estas no eran extrañas. Pero le quedó una pequeña congoja, ya que el destinatario o la dirección de e-mail desde donde se había enviado el correo, eran de servicios de mensajería anónima.

Aun así, intentó dormir, y apagó su teléfono, pero un temor misterioso lo invadió, y cada vez que cerraba sus ojos empezaba a tener pesadillas. Así que a la una de la mañana encendió su teléfono móvil y se dio a responder el correo con un: « ¿Quién eres?».

Hubiera sido mejor no preguntar, pues al momento llegó la respuesta: «Un asesino». Y al lado llegaron adjuntas unas fotos de una mujer desnuda, la cual estaba brutalmente torturada. La foto mostraba a la mujer atada de pies y manos. Tom siguió creyendo que se trataba de una broma, así que no volvió a responder, sin embargo se levantó y fue a su computadora e intentó buscar esas fotos con la herramienta de Google imágenes, y el resultado que tuvo fue escalofriante: Según Google, esas fotos no estaban en ninguna página web.

Correo a la media nocheTom volvió a revisar en el primer correo, la dirección dónde supuestamente la mujer iba a ser asesinada, y se dio cuenta que esa dirección estaba a unas 5 cuadras de su casa. Intentó recordar cómo era ese lugar y se encontró en sus recuerdos memorizados, con que en esa zona había una casa abandonada, dónde él mismo, un año atrás había tenido que hacer un allanamiento y arrestar a algunos tipos los cuales usaban la casa para vender droga. Así que supuso que alguno de los afectados en ese allanamiento era el responsable de ese correo y quería jugarle una broma para que él fuera a ese lugar a esa hora. Por eso tomó las imágenes de la mujer torturada y se puso a revisarlas en el editor de imágenes, con la esperanza de encontrarse con un montaje. Pero no había rastro de montaje, todo indicaba que las imágenes eran reales. Sin embargo se acostó e intentó olvidar el misterioso correo y tomó sus pastillas de dormir.

A las 2:30 lo despertaron nuevamente las pesadillas, miró el reloj y se enteró de que solo faltaban 15 minutos para que supuestamente la persona que le había enviado ese correo, asesinara a la supuesta mujer. Así que no aguantó más: Se levantó y se vistió rápidamente, tomó su pistola y salió corriendo calle arriba en la dirección donde ocurriría el supuesto asesinato. Cuando llegó al lugar, miró su reloj y vio que este acababa de dar las 2:45 de la mañana.

Inmediatamente empezó a escuchar desgarradores gritos femeninos, los cuales provenían de la vieja casa, dónde un año atrás había hecho el allanamiento. Se dirigió rápidamente hasta allá, pero al entrar no vio nada.

Salió decepcionado, pensando que en verdad le habían jugado una broma. Solo días después se enteró por boca de los vecinos que vivían cerca del lugar, que 6 años atrás en ese lugar había sido brutalmente asesinada una mujer, y que el asesino le había enviado correos a la policía advirtiéndoles el crimen, pero nadie le había hecho caso, todos pensaron en que era una broma.