El pincel mágico

El pincel mágico

La leyenda data de los años 1400 D.C, cuando un joven empezó a apasionarse por la pintura pero éste no era muy habilidoso, el joven pasaba toda la mañana, casi toda la tarde y gran parte de la noche, practicando sus técnicas de pintura. Ya lo había intentado todo, tenía las mejores pinturas, los pinceles más costosos, los lienzos más blancos y todos los utensilios que un artista de su época pudiera necesitar, pero nada parecía dar resultados positivos para el joven.

Su arte seguía siendo tan malo como el primer día en que empezó a pintar. Un día, paseando por la ciudad, vio un cartel de una bruja que decía que podía volver realidad cualquier deseo a un precio muy bajo. El pequeño pintor, sin nada que perder, decidió entrar a ver si la bruja podía ayudarlo con su deseo de ser un excelente pintor. Una vez adentro, él le conto a la bruja su deseo y ésta le dijo que se lo podía cumplir sin problema alguno, pero que él tenía que darle a cambio unos cuantos años de su vida porque ella ya estaba muy mayor y estaba próxima a su muerte. El joven, cegado por su deseo, acepto. La bruja le arrebató 50 años de vida y le entregó su escoba transformada en un extraño pincel con un aspecto muy raro. El joven lo probó y, para su sorpresa, ese primer dibujo había quedado excelente. Al poco tiempo el joven se convirtió en el pintor más famoso que jamás había existido. Sin embargo, todo tiene un precio y a los 30 años de edad ya su piel estaba arrugada y su aspecto era el de un anciano, ya la gente e incluso él, habían olvidado su apariencia joven, así que este pintó un autorretrato de su juventud y se lo llevó con él a la tumba, junto con su pincel.

Murió amando su arte con el mismo amor que lo condujo a su muerte prematura. La leyenda dice que el que encuentre la tumba y tome el pincel perderá automáticamente 50 años de vida y la bruja volverá a vivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *