El origen del agave

El origen del agaveEn una de mis visitas recientes al bellísimo Estado de Jalisco, me topé con una anciana de nombre Adelina quien me pidió que nos sentáramos un rato en una banca del parque pues quería platicarme la historia de cómo fue que el agave había llegado a tierras jaliscienses.

Lo cierto es que particularmente esa tarde tenía que llevar a cabo otras actividades. Sin embargo, pudo más mi curiosidad ya que me pareció estupendo escuchar uno de los cuentos de México de origen prehispánico.

Según doña Adelina una vez que se establecieron los españoles dentro del territorio nacional, comenzaron a importar cosas del viejo continente pues sentían la necesidad de estar en contacto con “cosas” que habían dejado en casa.

Así llegaron embarcaciones cargadas con trigo, cerdos y un sinfín de artículos desconocidos en Mesoamérica. Tal y como puedes imaginártelo esto hizo que las actividades como la agricultura o la ganadería tuvieran un mayor impulso.

Pronto en los grandes asentamientos campestres era común observar que había zonas en las que sólo era permitido sembrar una semilla en particular. Obviamente me refiero a la de la uva.

Los ibéricos siempre se han distinguido porque les gusta acompañar sus comidas con un buen vino de mesa. Obviamente resultaba más rentable y sencillo producirlo en México que importarlo desde España.

Además casi omito un detalle muy importante, la mano de obra era prácticamente gratuita, pues la mayoría de las personas que laboraban en los campos eran esclavos.

Por otra parte, cabe destacar que a los nativos de la Nueva España les desagradaba el sabor de esa bebida alcohólica, ya que indirectamente les recordaba el sufrimiento de sus ancestros durante el tiempo de la conquista.

Varios brujos de distintos asentamientos indígenas les rezaban a sus deidades, para ver si éstos podían crear una planta de la cual brotara un licor que fuera una reminiscencia de sus raíces.

Poco tiempo después de eso, aparecieron en el campo varias plantas extrañas. Los campesinos pronto descubrieron que del corazón de las mismas se podía extraer la bebida que tanto habían estado pidiendo.

De esa manera fue como surgió el tequila. El cual se produce única y exclusivamente en México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *