Archivo de la categoría: Leyendas

La prisión embrujada de California

La prisión embrujada de California

En Los Ángeles, California, hay una prisión que hasta hace 50 años, funcionaba como tal, pero que luego de reportarse demasiados casos de sucesos sobrenaturales, se decidió que la misma fuera cerrada y los presos movidos hacia otro edificio por su seguridad. Ocurre que en el lugar, por las noches, al ser apagadas las luces, ocurrían cosas escalofriantes que al principio no fueron creídas por las autoridades encargadas de la seguridad de la prisión, pero luego de algunas investigaciones, no les quedó otra alternativa que creer lo que los reos decían, puesto que encontraron mucha evidencia que los respaldaba.

En esta prisión, han muerto miles de personas. Algunas de ellas fueron asesinos despiadados muy famosos. Se cree que las almas atormentadas de estas personas tan maliciosas no pueden encontrar la paz y por ende molestan a todos aquellos a los que tienen a su alcance. Además de las horribles cosas que suceden en esta prisión, también el sitio se encuentra en mal estado, lo que en conjunto crea una vista espeluznante, digna de la tapa de un libro de terror.

Son muchas las investigaciones que se han realizado en este lugar y todas demostraron que en ella hay sin dudas actividad paranormal de varios tipos. En esta prisión se pueden ver entes vestidos de blanco, se escuchan ruidos horripilantes, las cosas se caen solas y se escuchan golpes en los barrotes de los cientos de celdas que hay en el lugar. Al tratarse de la parte de la prisión donde examinaban a los presos que morían (la ante-morgue y la morgue) la actividad paranormal es todavía más fuerte. Investigadores y curiosos que acudieron al lugar, han escuchado ruidos desgarradores de las almas en pena que habitan en este sitio.

Desde afuera, se puede sentir un olor terrible emanando desde este sitio, además de que se ven cosas por sus ventanas, tales como siluetas, luces, entre otras cosas. Hasta el momento solo ha habido confirmaciones del estado de este lugar, más ninguna investigación logro desmentir que en la prisión de Los Angeles, California, hayan seres de otras dimensiones.

La primera estrella del crepúsculo

La primera estrella del crepúsculo

El cielo, esa enorme extensión inalcanzable que siempre ha sido tan cautivadora para los hombres, posee todo un universo de historias sin conocer. Mucho se ha escrito ya sobre las estrellas, e incluso con las estrellas pues no se deben olvidar las muchas constelaciones que se han creado. Pero verdaderamente sobre las estrellas, ¿se ha escrito alguna vez? Esta es la historia de una estrella aventurera, grande y brillante, que quería ser leyenda en el lugar donde habitaba y que por osada ha quedado relegada a una posición solitaria en el medio del firmamento. Nos referimos, claro está, a la primera estrella que aparece cuando agoniza la luz del sol poniente.

Todo comenzó hace muchas eras, cuando las estrellas poseían cuerpos parecidos a los nuestros y eran lo único existente. Todas las estrellas, orgullosas de sus brillos, competían entre sí y con el día para ver quién era de entre todos la más brillante. Había grandes estrellas que solían ganar siempre, mientras que las pequeñas que a duras penas se distinguen en el cielo normalmente solo observaban la competencia.

Una de estas grandes estrellas era Yıldız, una de las más brillantes, y usualmente la ganadora de las competencias. El éxito constante de Yıldız frente a las otras estrellas causó que el ego de esta llegara a niveles, curiosamente, “estratosféricos”. A puntos tales que la ambición de esta estrella fue eclipsar el brillo del día mismo, cambiarlo por el suyo, cosa que desgraciadamente intentó.

Antes de que comenzara una de estas competencias Yıldız se decidió a cruzar hacia el lado del día, brillando cada vez más y más hasta quedar como un gran punto plateado en el cielo. Estaba convencida de que iba a poder ganarle al día y convertirse en una leyenda, pero no pudo eclipsar su luz, y consiguió quedar atrapada fuera de la noche, en el solitario crepúsculo.

La leyenda del grillo

La leyenda del grillo

Las leyendas cortas unen elementos de diferentes épocas y culturas. Sin embargo, una de sus peculiaridades fundamentales es que hablan sobre algún valor o costumbre imperecedera en cualquier sociedad. A continuación les voy a contar la leyenda del grillo, la cual tiene como ingrediente principal a la buena suerte.

José Juan de Alarcón estaba acampando en el bosque en una noche fría, cuando de momento uno de sus hijos oyó un ruido.

– ¿Qué es eso papá?

– Es un grillo.

– ¿Puedo buscarlo para luego pisarlo?

– Por supuesto que no hijo. Tu abuela me decía que los grillos son animales ancestrales que con su canto traen la buena fortuna a las personas que los escuchan. Sobre todo si es una noche como la de hoy en la que hay luna llena.

– ¿Y para qué necesitamos nosotros buena suerte, si tenemos todo lo necesario?

– Como sabes, lo más importante es la salud. Ésa favorablemente siempre nos ha acompañado. La segunda cosa que no puede faltar en un hogar es el amor, ya que eso nos hace mejores personas con nuestros semejantes.

– ¿Pero qué pasa con el dinero papá, si eso también es muy importante?

– Desde luego, el dinero te permite adquirir muchas cosas, pero a veces puede acarrear la soledad. Quizá, si tuviéramos un poco más de plata, viviríamos más holgadamente, pero en fin ya llegará el momento en que las cosas cambien.

– Bueno papá ¿puedo buscar al grillito de todas formas? te prometo que no le haré ningún daño.

– Está bien hijo. Solamente no te alejes demasiado.

El niño se levantó y empezó a seguir el sonido del insecto. Caminó unos cuantos metros y súbitamente se topó con una gran pared de piedra que estaba cubierta por ramas y hojas.

– ¡Papá, ven pronto! El grillo se metió a esa cueva.

El hombre acudió al llamado de su vástago y al llegar al lugar se volteó y le dijo:

– No es una cueva. Es una mina de oro. ¿Ves te dije que nos traería buena suerte?

Después del hallazgo la vida de nuestros protagonistas cambió radicalmente. No obstante, Juan José de Alarcón jamás cambió su forma de pensar y habitualmente continuaba buscando la manera de cómo ayudar a los demás.

El pincel mágico

El pincel mágico

La leyenda data de los años 1400 D.C, cuando un joven empezó a apasionarse por la pintura pero éste no era muy habilidoso, el joven pasaba toda la mañana, casi toda la tarde y gran parte de la noche, practicando sus técnicas de pintura. Ya lo había intentado todo, tenía las mejores pinturas, los pinceles más costosos, los lienzos más blancos y todos los utensilios que un artista de su época pudiera necesitar, pero nada parecía dar resultados positivos para el joven.

Su arte seguía siendo tan malo como el primer día en que empezó a pintar. Un día, paseando por la ciudad, vio un cartel de una bruja que decía que podía volver realidad cualquier deseo a un precio muy bajo. El pequeño pintor, sin nada que perder, decidió entrar a ver si la bruja podía ayudarlo con su deseo de ser un excelente pintor. Una vez adentro, él le conto a la bruja su deseo y ésta le dijo que se lo podía cumplir sin problema alguno, pero que él tenía que darle a cambio unos cuantos años de su vida porque ella ya estaba muy mayor y estaba próxima a su muerte. El joven, cegado por su deseo, acepto. La bruja le arrebató 50 años de vida y le entregó su escoba transformada en un extraño pincel con un aspecto muy raro. El joven lo probó y, para su sorpresa, ese primer dibujo había quedado excelente. Al poco tiempo el joven se convirtió en el pintor más famoso que jamás había existido. Sin embargo, todo tiene un precio y a los 30 años de edad ya su piel estaba arrugada y su aspecto era el de un anciano, ya la gente e incluso él, habían olvidado su apariencia joven, así que este pintó un autorretrato de su juventud y se lo llevó con él a la tumba, junto con su pincel.

Murió amando su arte con el mismo amor que lo condujo a su muerte prematura. La leyenda dice que el que encuentre la tumba y tome el pincel perderá automáticamente 50 años de vida y la bruja volverá a vivir.

El origen del agave

El origen del agaveEn una de mis visitas recientes al bellísimo Estado de Jalisco, me topé con una anciana de nombre Adelina quien me pidió que nos sentáramos un rato en una banca del parque pues quería platicarme la historia de cómo fue que el agave había llegado a tierras jaliscienses.

Lo cierto es que particularmente esa tarde tenía que llevar a cabo otras actividades. Sin embargo, pudo más mi curiosidad ya que me pareció estupendo escuchar uno de los cuentos de México de origen prehispánico.

Según doña Adelina una vez que se establecieron los españoles dentro del territorio nacional, comenzaron a importar cosas del viejo continente pues sentían la necesidad de estar en contacto con “cosas” que habían dejado en casa.

Así llegaron embarcaciones cargadas con trigo, cerdos y un sinfín de artículos desconocidos en Mesoamérica. Tal y como puedes imaginártelo esto hizo que las actividades como la agricultura o la ganadería tuvieran un mayor impulso.

Pronto en los grandes asentamientos campestres era común observar que había zonas en las que sólo era permitido sembrar una semilla en particular. Obviamente me refiero a la de la uva.

Los ibéricos siempre se han distinguido porque les gusta acompañar sus comidas con un buen vino de mesa. Obviamente resultaba más rentable y sencillo producirlo en México que importarlo desde España.

Además casi omito un detalle muy importante, la mano de obra era prácticamente gratuita, pues la mayoría de las personas que laboraban en los campos eran esclavos.

Por otra parte, cabe destacar que a los nativos de la Nueva España les desagradaba el sabor de esa bebida alcohólica, ya que indirectamente les recordaba el sufrimiento de sus ancestros durante el tiempo de la conquista.

Varios brujos de distintos asentamientos indígenas les rezaban a sus deidades, para ver si éstos podían crear una planta de la cual brotara un licor que fuera una reminiscencia de sus raíces.

Poco tiempo después de eso, aparecieron en el campo varias plantas extrañas. Los campesinos pronto descubrieron que del corazón de las mismas se podía extraer la bebida que tanto habían estado pidiendo.

De esa manera fue como surgió el tequila. El cual se produce única y exclusivamente en México.