Todas las entradas de: jonathan

Un viaje de estudios para el olvido

Cuando era joven me dispuse con mis compañeros de la universidad para ir a un viaje de estudios que nunca olvidaré.

Me encontraba con mis amigos en el centro de México DF, en donde nos divertíamos conociendo lugares y yendo al cine. A pesar de tanta diversión yo sabía que debía volver antes al hotel en donde nos hospedábamos puesto que tenía que preparar una presentación para el día siguiente, es por ello que alrededor de las ocho de las noche decidí volver al hotel sola, y mis amigos se quedaron paseando y conociendo lugares.

Al llegar al hotel me dispuse a poner la radio, ya que en ese entonces había poca televisión, y de esa manera me puse a repasar todo lo que tenía que exponer al día siguiente. De repente sentí que la radio dejó de sintonizar con normalidad, pero no le tomé demasiada importancia, por lo que continué estudiando lo que tenía que exponer.

A los minutos comencé a sentir una respiración muy cerca de mi cabeza, por lo que me quedé estupefacta para saber si era una simple brisa de aire o era una persona. Al estar con la piel erizada por varios minutos decidí ver el espejo que se encontraba arriba mío y vi claramente a una persona mayor detrás mía agachada viendo qué es lo que estaba leyendo. Rápidamente grité con todas mis fuerzas y traté de ahuyentarlo, pero al levantarme no vi nada.

Rápidamente bajé hasta la recepción del hotel, en donde el gerente me tranquilizó y se ofreció en ir a revisar la habitación en donde me encontraba, pero no encontró nada. Decidí cambiarme de habitación para dormir esa noche, y al otro día decidimos con mis amigos cambiarnos de hotel, debido a que ellos vieron que yo estaba muy segura de lo que había visto y del miedo que tenía en volver a ese lugar.

Un viaje de estudios para el olvido

Otro año más sin Lucia

Otro año más sin Lucia

Ésa era la frase que Marcos repetía en silencio cada 24 de diciembre. El motivo era muy simple, en un día como ese pero de hacía ocho años, su amada esposa había fallecido al dar a luz a su hija.

La niña fue bautizada con el mismo nombre, por petición de sus abuelos maternos. Aunque cabe señalar que su padre nunca la llamaba así. Él prefería decirle cariño, hija, pequeña etcétera.

El hogar de Marcos era oscuro y triste. En las paredes de aquella propiedad, no colgaba ni una sola fotografía y mucho menos algo que le recordara el horrible suceso.

De hecho, las pocas pertenencias personales de Lucía que sobrevivieron a la quemazón (lo siento, omití mencionar que Marcos quemó casi todo lo que estuviese vinculado a su esposa, la noche después del funeral) estaban guardadas bajo llave.

En la tarde de Nochebuena, la niña se le acercó a su papá y le preguntó:

– Papi ¿cómo era ella?

– ¿Quién?

– Mi mamá.

– ¿Por qué quieres saber eso?

– Lo que pasa es que mi abuelita me ha platicado algunas cosas, pero siempre se pone a llorar y yo no quiero que esté triste.

Al escuchar esto, Marcos pensó en ese momento en llamarle a su suegra para reclamarle lo sucedido. Sin embargo, se dio cuenta que tarde o temprano tendría que enfrentar ese tema.

– ¿Qué te ha dicho?

– Casi nada, bueno si, me dijo que cuando yo nací ella se convirtió en un ángel para cuidarme, y por eso se fue al cielo. ¿Es cierto papá?

– Sí, hija así es. Ella nos cuida desde la nube más linda que alcancen a ver tus ojos. Ahora vete a ver la tele, que yo voy a preparar la cena de Navidad. Además recuerda que hoy también es tu cumpleaños.

Marcos no le había perdonado a Lucía el que se hubiera ido, dejándolo con la responsabilidad de cuidar solo a su hija.

Un poco antes de cenar, la niña se le acercó a su papá y le mostró algo que tenía entre sus manos.

– Mira papá, esta cajita tiene el nombre de mamá.

– ¿De dónde sacaste eso?

– La encontré en el fondo del armario de mi recámara, mientras jugaba a las escondidas con mis amigas el otro día.

– “Pero si yo limpié ese clóset hace años. ¿Cómo pudo ser que no la viera?” Pensaba.

– ¿Cómo se abre papá?

– No lo sé, tiene una combinación secreta. No querrás que destruya la caja para averiguar que tiene adentro ¿verdad?

– Papi ¿por qué no pruebas con su fecha de nacimiento? Yo uso la mía como contraseña de mi correo electrónico.

– No lo creo, pero probemos. 03… 03… 73.

Al terminar de colocar la clave, se pudo escuchar como los seguros se botaron automáticamente.

Marcos levantó la tapa de la caja y pudo ver como ésta estaba repleta de fotografías de Lucía.

La niña rápidamente se la arrebató de sus manos y gritó:

– A ver, quiero ver cómo era mi mamá.

En el alboroto, una hoja de papel cayó al suelo y Marcos la levantó velozmente. Comenzó a leer la carta y su vista se nubló completamente.

La carta fechada a principios de diciembre del año de su fallecimiento, decía más o menos lo siguiente:

Marcos, no tengo el valor para decírtelo de frente. Los médicos me han dado solamente cuatro meses de vida, por lo que sé que no podré ver a nuestra pequeña crecer. Me duele, mas no me preocupa, ya que tú serás el mejor padre del mundo.

Seguramente tendrás algunas preguntas, pero prometo respondértelas después de navidad. Te quiere Lucía.

– Lucía ven abrázame. Gritó Marcos.

– Pero papá, si tú nunca me dices por mi nombre.

– Te prometo que de hoy en adelante lo haré y también te contaré lo maravillosa que era tu madre.

Mi primer encuentro con el demonio

Mi primer encuentro con el demonio

Actualmente tengo 38 años y llevo una vida normal como cualquier persona, tengo trabajo, asisto a las fiestas pero lo único que no he podido hacer es tener una esposa y lograr conseguir tener un hijo.

Todo parece ser normal pero no es así, desde los 8 años tengo encuentros cercanos con los demonios, aun desconozco porque se acercan a mí y me utilizan, mi madre siempre nos llevó a la iglesia y siempre creí en Dios.

Les voy a contar un poco de lo que me sucede. Todo inició cuando tenía ocho años y en la casa vivíamos yo y mis ocho hermanos, yo siendo el más pequeño y travieso. Una noche de tormenta eléctrica se fue la luz en nuestra casa y como todos éramos muy miedosos nos fuimos al cuarto de mis padres, todos nos acostamos en el piso. Alrededor de las tres de la mañana escuché que alguien dijo mi nombre, pero como estaba oscuro no lograba ver de dónde provenía, cabe destacar que era la voz de un hombre y yo era el único hombre en el cuarto aparte de mi padre, pero para mi mala suerte no era su voz. Cada vez escuchaba mi nombre más cerca y la voz era realmente terrorífica, de repente todo quedó en silencio y debajo de la cama de mis padres mire dos puntos rojos y al enfocar bien mi vista miré la cara de un demonio, fue tanta mi impresión que me desmayé del susto.

A partir de ese día varios demonios me visitan en mi cuarto por las noches, pero lo que más me intriga es que solo se quedan parados frente a mi viéndome, como esperando un momento oportuno para matarme.

Aun no sé qué es lo que quieren de mí, me da miedo decirle alguien que piense que estoy loco y lo que más me preocupa es que una vez que fui a la iglesia el demonio pudo entrar junto conmigo lo que dejó en duda toda mi fe hacia la iglesia.

Los ataúdes que se mueven solos de Barbados

Los ataúdes que se mueven solos de Barbados

Hace un tiempo, existió en Barbados, una adinerada familia la cual se cree que ganó toda su fortuna a base de fraudes, asesinatos y otros asuntos turbios. La misma era reconocida en todo el lugar y si bien no habían cometido ningún delito en su lugar de origen, se sabía que hacían repetidos viajes a diversos lugares para llevar a cabo sus ‘negocios’. Esta familia, a pesar de su mala vida, tenía base religiosa en el catolicismo, por lo cual decidieron gastar parte de su fortuna en comprar una porción del campo en el cementerio de la Iglesia de Cristo, situada en Barbados también.

Allí, luego de adquirir legalmente parte del lugar, mandaron a construir una catacumba subterránea donde ir dejando descansar a los que fueran falleciendo de la familia. Construyeron algunos arquitectos para diseñar el lugar y pagaron a talentosos escultores para que creasen diferentes esculturas de mármol para colocar junto a los ataúdes de los futuros difuntos. Cansados de tanto egocentrismo, uno de los hechiceros principales de los pueblos más bajos del lugar, le echó una maldición a la familia y además alegó que los mismos caerían por el propio peso de las maldades que habían hecho.

Al poco tiempo, de a uno, los integrantes de esta poderosa familia fueron muriendo, hasta que los siete que la componían habían pasado a la historia. Para poder ingresar a cada uno de ellos a su ostentoso panteón, más de media docena de hombres debía quitar la pesada tapa de mármol que cubría la creación de los arquitectos contratados por estas personas. Una vez que el último miembro de esta familia murió y se dispusieron a colocar sus restos junto a sus familiares, se encontraron con que tanto los ataúdes, como las esculturas de mármol que había en el lugar, habían sido movidas por completo de lugar.

Los trabajadores del cementerio con mucho esfuerzo volvieron a acomodar todo luego de dos días de trabajo y se dispusieron a cerrar nuevamente la catacumba. Al otro día, tocaba cortar el césped de todo el lugar y al cortar el que estaba alrededor de la tumba de esta familia, se toparon con la sorpresa de que la tapa de la misma había sido abierta y dentro, encontraron los ataúdes nuevamente revueltos por todo el lugar, así mismo, las pesadísimas esculturas de mármol.

Asustados, los trabajadores llamaron a las autoridades del lugar para que ponga carta en el asunto pues creían que alguien estaba intentando robar los cuerpos o las esculturas. Esa noche, colocaron polvo blanco por todo el suelo del lugar, así mismo esparcieron un poco del mismo sobre los ataúdes y la puerta de mármol de lugar. Al otro día, volvieron para ver si encontraban huellas que les indicaran quien estaba detrás de esto, pero lo que encontraron, fue espeluznante. Los ataúdes estaban nuevamente todos fuera de lugar, pero ni la puerta, ni los ataúdes ni el suelo habían presentado ni una sola huella ni señal de haber sido alterados.

Hasta el día de hoy, no se han vuelto a tocar los ataúdes ni las escultura puesto que se cree que el lugar esta maldito. La tumba está tal y como había quedado hace décadas atrás y cualquiera que visite el cementerio de la Iglesia de Cristo en Barbados puede ser testigo de este hecho tan misterioso.

La prisión embrujada de California

La prisión embrujada de California

En Los Ángeles, California, hay una prisión que hasta hace 50 años, funcionaba como tal, pero que luego de reportarse demasiados casos de sucesos sobrenaturales, se decidió que la misma fuera cerrada y los presos movidos hacia otro edificio por su seguridad. Ocurre que en el lugar, por las noches, al ser apagadas las luces, ocurrían cosas escalofriantes que al principio no fueron creídas por las autoridades encargadas de la seguridad de la prisión, pero luego de algunas investigaciones, no les quedó otra alternativa que creer lo que los reos decían, puesto que encontraron mucha evidencia que los respaldaba.

En esta prisión, han muerto miles de personas. Algunas de ellas fueron asesinos despiadados muy famosos. Se cree que las almas atormentadas de estas personas tan maliciosas no pueden encontrar la paz y por ende molestan a todos aquellos a los que tienen a su alcance. Además de las horribles cosas que suceden en esta prisión, también el sitio se encuentra en mal estado, lo que en conjunto crea una vista espeluznante, digna de la tapa de un libro de terror.

Son muchas las investigaciones que se han realizado en este lugar y todas demostraron que en ella hay sin dudas actividad paranormal de varios tipos. En esta prisión se pueden ver entes vestidos de blanco, se escuchan ruidos horripilantes, las cosas se caen solas y se escuchan golpes en los barrotes de los cientos de celdas que hay en el lugar. Al tratarse de la parte de la prisión donde examinaban a los presos que morían (la ante-morgue y la morgue) la actividad paranormal es todavía más fuerte. Investigadores y curiosos que acudieron al lugar, han escuchado ruidos desgarradores de las almas en pena que habitan en este sitio.

Desde afuera, se puede sentir un olor terrible emanando desde este sitio, además de que se ven cosas por sus ventanas, tales como siluetas, luces, entre otras cosas. Hasta el momento solo ha habido confirmaciones del estado de este lugar, más ninguna investigación logro desmentir que en la prisión de Los Angeles, California, hayan seres de otras dimensiones.

La primera estrella del crepúsculo

La primera estrella del crepúsculo

El cielo, esa enorme extensión inalcanzable que siempre ha sido tan cautivadora para los hombres, posee todo un universo de historias sin conocer. Mucho se ha escrito ya sobre las estrellas, e incluso con las estrellas pues no se deben olvidar las muchas constelaciones que se han creado. Pero verdaderamente sobre las estrellas, ¿se ha escrito alguna vez? Esta es la historia de una estrella aventurera, grande y brillante, que quería ser leyenda en el lugar donde habitaba y que por osada ha quedado relegada a una posición solitaria en el medio del firmamento. Nos referimos, claro está, a la primera estrella que aparece cuando agoniza la luz del sol poniente.

Todo comenzó hace muchas eras, cuando las estrellas poseían cuerpos parecidos a los nuestros y eran lo único existente. Todas las estrellas, orgullosas de sus brillos, competían entre sí y con el día para ver quién era de entre todos la más brillante. Había grandes estrellas que solían ganar siempre, mientras que las pequeñas que a duras penas se distinguen en el cielo normalmente solo observaban la competencia.

Una de estas grandes estrellas era Yıldız, una de las más brillantes, y usualmente la ganadora de las competencias. El éxito constante de Yıldız frente a las otras estrellas causó que el ego de esta llegara a niveles, curiosamente, “estratosféricos”. A puntos tales que la ambición de esta estrella fue eclipsar el brillo del día mismo, cambiarlo por el suyo, cosa que desgraciadamente intentó.

Antes de que comenzara una de estas competencias Yıldız se decidió a cruzar hacia el lado del día, brillando cada vez más y más hasta quedar como un gran punto plateado en el cielo. Estaba convencida de que iba a poder ganarle al día y convertirse en una leyenda, pero no pudo eclipsar su luz, y consiguió quedar atrapada fuera de la noche, en el solitario crepúsculo.

La leyenda del grillo

La leyenda del grillo

Las leyendas cortas unen elementos de diferentes épocas y culturas. Sin embargo, una de sus peculiaridades fundamentales es que hablan sobre algún valor o costumbre imperecedera en cualquier sociedad. A continuación les voy a contar la leyenda del grillo, la cual tiene como ingrediente principal a la buena suerte.

José Juan de Alarcón estaba acampando en el bosque en una noche fría, cuando de momento uno de sus hijos oyó un ruido.

– ¿Qué es eso papá?

– Es un grillo.

– ¿Puedo buscarlo para luego pisarlo?

– Por supuesto que no hijo. Tu abuela me decía que los grillos son animales ancestrales que con su canto traen la buena fortuna a las personas que los escuchan. Sobre todo si es una noche como la de hoy en la que hay luna llena.

– ¿Y para qué necesitamos nosotros buena suerte, si tenemos todo lo necesario?

– Como sabes, lo más importante es la salud. Ésa favorablemente siempre nos ha acompañado. La segunda cosa que no puede faltar en un hogar es el amor, ya que eso nos hace mejores personas con nuestros semejantes.

– ¿Pero qué pasa con el dinero papá, si eso también es muy importante?

– Desde luego, el dinero te permite adquirir muchas cosas, pero a veces puede acarrear la soledad. Quizá, si tuviéramos un poco más de plata, viviríamos más holgadamente, pero en fin ya llegará el momento en que las cosas cambien.

– Bueno papá ¿puedo buscar al grillito de todas formas? te prometo que no le haré ningún daño.

– Está bien hijo. Solamente no te alejes demasiado.

El niño se levantó y empezó a seguir el sonido del insecto. Caminó unos cuantos metros y súbitamente se topó con una gran pared de piedra que estaba cubierta por ramas y hojas.

– ¡Papá, ven pronto! El grillo se metió a esa cueva.

El hombre acudió al llamado de su vástago y al llegar al lugar se volteó y le dijo:

– No es una cueva. Es una mina de oro. ¿Ves te dije que nos traería buena suerte?

Después del hallazgo la vida de nuestros protagonistas cambió radicalmente. No obstante, Juan José de Alarcón jamás cambió su forma de pensar y habitualmente continuaba buscando la manera de cómo ayudar a los demás.

El Ropavejero

El Ropavejero

La hora de acostarse, en muchos casos, pudieron haberse visto envueltas por un halo de terror en la infancia de muchos de nosotros. Con tal de que dejáramos descansar a nuestros padres se crearon sinfín de historias aterradoras, como la de El Coco, o Ropavejero dependiendo del nombre que le den en sus países, es una de las figuras sombrías más arraigadas en la imaginación de todos.

¿Cuál es el origen de tan pintoresco personaje? Bueno, según la historia de miedo infantil el nombre real de este personaje fue Francisco Leona, anciano español que detestaba a los niños, y a la humanidad en general, y metía en un saco a los niños que se atrevían a cruzarse en su camino. La historia real de esta aterradora leyenda es existió también un hombre llamado Ortega, quien estaba enfermo de Tuberculosis a un nivel que ya la medicina no podía curar, contactó con este personaje pues la cura que le recomendara una curandera para tratar su mal era sangre de niños sanos…

Obviamente Leona, a pesar de que detestara a los niños no podía secuestrar sin más a ningún niño, así que buscó niños perdidos en la ciudad y su primera víctima fue un pequeño de siete años que se había alejado de sus padres. Cuenta la historia que esto ocurrió a mediado de 1910, una vez secuestrado el niño indicado Leona y su cómplice abrieron una herida profunda en la axila del pequeño y recogieron en un vaso la sangre que manaba de ella, además abrieron el abdomen del niño y consumieron sus entrañas, pues eso aumentaba la eficacia de la sangre. Y el resto es historia, el espíritu del Ropavejero vaga por las calles en la noche secuestrando a los niños que se alejan de sus padres o se portan mal.

Más cuentos en cuentos cortos

El pincel mágico

El pincel mágico

La leyenda data de los años 1400 D.C, cuando un joven empezó a apasionarse por la pintura pero éste no era muy habilidoso, el joven pasaba toda la mañana, casi toda la tarde y gran parte de la noche, practicando sus técnicas de pintura. Ya lo había intentado todo, tenía las mejores pinturas, los pinceles más costosos, los lienzos más blancos y todos los utensilios que un artista de su época pudiera necesitar, pero nada parecía dar resultados positivos para el joven.

Su arte seguía siendo tan malo como el primer día en que empezó a pintar. Un día, paseando por la ciudad, vio un cartel de una bruja que decía que podía volver realidad cualquier deseo a un precio muy bajo. El pequeño pintor, sin nada que perder, decidió entrar a ver si la bruja podía ayudarlo con su deseo de ser un excelente pintor. Una vez adentro, él le conto a la bruja su deseo y ésta le dijo que se lo podía cumplir sin problema alguno, pero que él tenía que darle a cambio unos cuantos años de su vida porque ella ya estaba muy mayor y estaba próxima a su muerte. El joven, cegado por su deseo, acepto. La bruja le arrebató 50 años de vida y le entregó su escoba transformada en un extraño pincel con un aspecto muy raro. El joven lo probó y, para su sorpresa, ese primer dibujo había quedado excelente. Al poco tiempo el joven se convirtió en el pintor más famoso que jamás había existido. Sin embargo, todo tiene un precio y a los 30 años de edad ya su piel estaba arrugada y su aspecto era el de un anciano, ya la gente e incluso él, habían olvidado su apariencia joven, así que este pintó un autorretrato de su juventud y se lo llevó con él a la tumba, junto con su pincel.

Murió amando su arte con el mismo amor que lo condujo a su muerte prematura. La leyenda dice que el que encuentre la tumba y tome el pincel perderá automáticamente 50 años de vida y la bruja volverá a vivir.

El origen del agave

El origen del agaveEn una de mis visitas recientes al bellísimo Estado de Jalisco, me topé con una anciana de nombre Adelina quien me pidió que nos sentáramos un rato en una banca del parque pues quería platicarme la historia de cómo fue que el agave había llegado a tierras jaliscienses.

Lo cierto es que particularmente esa tarde tenía que llevar a cabo otras actividades. Sin embargo, pudo más mi curiosidad ya que me pareció estupendo escuchar uno de los cuentos de México de origen prehispánico.

Según doña Adelina una vez que se establecieron los españoles dentro del territorio nacional, comenzaron a importar cosas del viejo continente pues sentían la necesidad de estar en contacto con “cosas” que habían dejado en casa.

Así llegaron embarcaciones cargadas con trigo, cerdos y un sinfín de artículos desconocidos en Mesoamérica. Tal y como puedes imaginártelo esto hizo que las actividades como la agricultura o la ganadería tuvieran un mayor impulso.

Pronto en los grandes asentamientos campestres era común observar que había zonas en las que sólo era permitido sembrar una semilla en particular. Obviamente me refiero a la de la uva.

Los ibéricos siempre se han distinguido porque les gusta acompañar sus comidas con un buen vino de mesa. Obviamente resultaba más rentable y sencillo producirlo en México que importarlo desde España.

Además casi omito un detalle muy importante, la mano de obra era prácticamente gratuita, pues la mayoría de las personas que laboraban en los campos eran esclavos.

Por otra parte, cabe destacar que a los nativos de la Nueva España les desagradaba el sabor de esa bebida alcohólica, ya que indirectamente les recordaba el sufrimiento de sus ancestros durante el tiempo de la conquista.

Varios brujos de distintos asentamientos indígenas les rezaban a sus deidades, para ver si éstos podían crear una planta de la cual brotara un licor que fuera una reminiscencia de sus raíces.

Poco tiempo después de eso, aparecieron en el campo varias plantas extrañas. Los campesinos pronto descubrieron que del corazón de las mismas se podía extraer la bebida que tanto habían estado pidiendo.

De esa manera fue como surgió el tequila. El cual se produce única y exclusivamente en México.